La tecnología Bitcoin no es completamente anónima sino que es pseudo-anónima, ya que absolutamente todas las transacciones que se realizan por medio de Bitcoin pueden ser rastreadas a través del Blockchain; además, los saldos de cada una de las cuentas de Bitcoin, lo único que no se sabe es a quien pertenecen estas cuentas a menos que las hagan públicas o sean conocidas. Es muy similar a un correo electrónico el cuál si no incluye el nombre no sabes directamente a quien pertenece.


Ejemplo: La cuenta de gatito@hotmail.com no sabes a quién pertenece a menos que Juan Pérez te diga que esta cuenta le pertenece a él, lo mismo sucede con las direcciones Bitcoin.